¡Acción de gracias en medio de las tormentas!

Hoy, cuando se acerca el Día de Acción de Gracias, recordamos que el Señor Jesús, en la noche en que fue entregado, “tomó pan y, habiendo dado gracias”… Y recordamos que años después, a punto de naufragar en medio de una tormenta, el Apóstol Pablo también “tomó el pan y dio gracias a Dios en presencia de todos.” (Lc.22.19; Hch. 27.35).

Para quienes creemos en el Señor de la creación y Señor de la historia, el dar gracias no se reserva para cuando todo marcha como queremos. El dar gracias es una acción de paradójica esperanza que tiene lugar aun cuando las injusticias del mundo lleven a la cruz, o la inclemencia del tiempo lleve al naufragio. Vivimos en una sociedad plagada de injusticias como las que llevaron a Jesús a la cruz. Muchos de nuestros hermanos y hermanas viven escondidos de autoridades migratorias. También vivimos en medio de un mundo sacudido por terremotos y huracanes. Muchos lloran todavía sobre las ruinas que los terremotos han dejado en México, y otros se esfuerzan por continuar sus vidas tras los huracanes que azotaron zonas en Estados Unidos, las islas del Caribe y a Puerto Rico.

Por eso, en este Día de Acción de Gracias, nuestros brazos y nuestras oraciones se extienden ante todo para quienes aparentemente no tienen por qué dar gracias – como Jesús en la noche en que fue entregado, o como Pablo en una nave que zozobraba. Hoy, nuestra acción de gracias no será solamente por lo que tenemos ante la mesa, o por los seres queridos que rodean la mesa, sino también por esos sufridos hermanos y hermanas quienes, como Jesús y como Pablo, estarán dando gracias en las más difíciles circunstancias. Estaremos dando gracias no solamente por lo que tenemos, sino también y sobre todo por quien nos tiene y sostiene.

Al partir el pan en la mesa, pediremos también que el Señor, Pan de Vida, nos ayude a compartir el pan que alimenta el cuerpo y el pan que alimenta el espíritu.

Y le rogamos a Dios que, como antaño Jesús y después Pablo, nuestro partir el pan “en presencia de todos” sea señal de esperanza para este mundo dolido.